Adicto a las redes sociales? Tienes cura…


No despegarte de las redes o sentirte mal si nadie te escribe son algunas de las señales de adicción a las redes sociales.

Amanda no se ha dado cuenta que tan sólo el día de hoy ha publicado cerca de 204 mensajes desde su cuenta de Twitter. Entre “buenos días twitters”, “mi sopa de fideos está deliciosa”, hasta “creo que son las 3 am y me voy a dormir”.

Aunque Amanda es ficticia, el síntoma de un mal patológico o adicción es un ejemplo de lo que está afectando a cibernautas en México y el mundo.

Facebook, Twitter, YouTube, juegos y herramientas móviles como BlackBerry Messenger, son los que más enganchan.

Georgina Cárdenas, directora del Laboratorio de Enseñanza Virtual y Ciberpsicología de la UNAM, afirma que el uso compulsivo de internet es una adicción ya que presenta síntomas similares: privación del sueño, preferir navegar a realizar otra actividad social, si mira su teléfono todo el tiempo para ver si alguien le escribe o si miente acerca del tiempo que pasa conectado.

“Se trata de una conducta similar a la adicción al alcohol pero sin sustancia”, asegura.

En el caso de los adolescentes y niños, la directora aconseja que los padres estén alertas de: si los ven somnolientos, bajan calificaciones, no participan en actividades sociales y mienten acerca del uso de internet.

Para la rehabilitación, la directora adelantó que pronto existirá una clínica de adicción a internet en México y que dentro de la UNAM el Laboratorio de enseñanza virtual y ciberpsicología ya estudia esta patología.
Existe cura
Tovisitornot.COM es un portal que te ayuda a combatir tu adicción a internet. Controla la frecuencia con que accedes a un sitio. Es fácil de usar, únicamente debes introducir la dirección de la red social e indicar el tiempo que deseas permanecer en ella.

Inmediatamente se te proporcionará una dirección especial para acceder con una serie de cookies, el sistema te irá indicando cuando hayas rebasado el tiempo estimando.

Internet Addiction Disorder se manifiesta de cuatro maneras: Cyber-sexual addiction, es la adicción a la pornografía y sexo virtual; la Net-compulsion es el uso obsesivo de juegos de azar y comercio en línea; Information overload es la adicción por la búsqueda de información, y la Computer addiction abarca las redes sociales y juegos.

Para luchar en contra de la enfermedad denominada Internet Addiction Disorder, en Italia se abrieron dos clínicas especializadas en las personas con adicción a internet. Una en Roma y otra en la ciudad de Turín.

En otros lugares como Londres, Holanda, Estados Unidos, Japón, China y Corea del Sur, también existen clínicas especializadas en el tratamiento de la adicción a internet.

CONFESIONES REALES DESDE EL DIVÁN
Pegada al Face
Con más de mil contactos, Rosa Ruiz comentaba todas las fotos, su estado, sus publicaciones en el muro, y aceptaba cualquier app de Facebook.

La estudiante de ingeniería en sistemas, pasaba las tardes navegando en Facebook y nada la podía distraer.

“Había veces que estaba haciendo la tarea, pero cada cinco minutos checaba mi Facebook para ver si no había alguna nueva notificación”, cuenta la estudiante.

Hasta que sus padres la enviaron a un campamento vio que habían otras actividades más que “feisbukear”.

“Empecé a interactuar con las personas, salir de compras y eso me hizo muy feliz”, dijo.

Súper granjerita
Paola Salgado admite sentir angustia cuando no puede conectarse para cuidar a sus animales y cultivos en Farmville.

“Una vez salimos de vacaciones y el hotel no tenía acceso a internet, tuve que buscar en el pueblo un cibercafé para meterme a Farmville”, cuenta la mercadóloga.

Y es que Salgado admite que su granja es como un hijo al que debe cuidar y estar al pendiente todos los días.

“Si no estás al tanto de tu Farmville se te mueren los cultivos, pierdes dinero y la oportunidad de ampliar tu granja”, explica la mercadóloga.

Un video más y ya
Alejandro Molina encontró en YouTube, la mejor medicina para el aburrimiento en la oficina.

“Comenzó como un pasatiempo: ver videos chistosos para matar los tiempos muertos”, asegura el vendedor.

Molina admite que con el tiempo su hobby se convirtió en adicción, ya que pasaba más de cuatro horas al día buscando videos.

“Un día me hablaron los del departamento de sistemas de la oficina para decirme que consumía demasiado ancho de banda y me bloquearon el acceso a YouTube”, comenta el vendedor.

A partir de ese momento, Molina comenzó a poner más atención a su trabajo y se sintió más libre, aunque admite que fue difícil en un principio.

Lo cortan por adicto
Ernesto Campos, ingeniero químico, se confiesa adicto al BlackBerry Messenger, por lo que su uso lo llevó a terminar con su pareja.

“Tenía 200 contactos, algunos ni los conocía pero con los que igual chateaba”, dice.

“Un día mi novia dijo que decidiera entre el smartphone o ella”.

Su relación terminó.

“Ahora procuro medirme, he borrado contactos y sólo contesto los mensajes de trabajo”, señala el ingeniero rehabilitado.

Galán frustrado
Antonio Hernández culpa al microblogging por sus fracasos en citas amorosas.

“Me llegaba un tweet chistoso y me comenzaba a reír al tomar un café con una niña. Trataba de explicarle el chiste pero no funcionaba”, dice el estudiante de diseño.

Tras varias citas así, entendió que no todas sabían o les interesaba lo que era un hashtag o el Follow Friday.

“Un día escuché a unas niñas diciendo que era un freak, en ese momento dejé de usar Twitter cuando estoy en una cita”, asegura.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s